www.nden.com.ar
domingo 09 de diciembre de 2018 - Edición Nº799
Sociedad

La familia Marcenac se solidarizó con la familia de las víctimas de Moreno

3 ago - En una carta pública las profesoras Lucía Marcenac y Mónica Bouyssede se refirieron al siniestro que provocó la muerte de dos trabajadores de la educación, criticó al Estado y realizó una analogía con el caso de Alfredo.

La muerte de Sandra Calamano y Rubén Orlando Rodríguez, trabajadores de la escuela 49 de Moreno, generó la consternación de toda la comunidad educativa bonaerense y nacional.

En la ciudad, junto a la manifestación realizada por gremios y familias, se le sumó una carta pública presentada por la familia de Alfredo Marcenac, el joven necochense asesinado en julio de 2006.

En un escrito firmado por su hermana Lucía y su madre Mónica Bouyssede, ambas profesoras, la familia realizó una analogía con el caso de Alfredo y responsabilizaron al Estado por los sucedido.

La carta completa.

A nuestros alumnos y nuestras alumnas:

Todos los actos humanos, los importantes y los que consideramos intrascendentes, que realizamos cotidianamente, tienen consecuencias y somos responsables por ellos. Toda acción u omisión de quienes están a cargo de cualquier nivel del Estado y tienen que ocuparse del cuidado de otras personas como funcionarios públicos, también genera consecuencias, las que, como en el caso de la explosión en la escuela de Moreno, puede ocasionar daños irreparables. Nada de lo que pueda decirse o hacerse después evitará el dolor a las víctimas. 
Por la desidia del Estado en el control de las armas de fuego en el país, Alfredo Marcenac fue asesinado el 6 de julio de 2006. Acompañamos en el dolor a las familias de las personas fallecidas en la explosión de la escuela de Moreno. Nos solidarizamos en la indignación que provoca la desidia estatal que aparece como un mal de todos los colores partidarios y repudiamos cualquier ventaja política que pretendan obtener los oportunistas de estas situaciones. 
Como familiares de víctimas sabemos que ante hechos de estas características, el acompañamiento de la ciudadanía adquiere un sentido reparador y de justicia para aquellos que sufrimos el daño directo. Por esa razón, hoy decidimos suspender nuestra actividad como docentes.

Profesoras Lucía Marcenac y Mónica Bouyssede
(familiares de Alfredo Marcenac, asesinado con un arma de fuego el 6 de julio de 2006)

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias