www.nden.com.ar
sábado 15 de diciembre de 2018 - Edición Nº804
Sociedad

Desde “ La Okupa”  salieron a desmentir versiones sobre el allanamiento policial

3 dic - Desde el centro cultural desmintieron la existencia de detenidos o el desalojo del lugar. “Somos autogestivas e independientes. Arreglamos sillas de ruedas ad honorem en el taller de los miércoles. Fomentamos el desarrollo y la difusión de expresiones artísticas libertarias”, afirmaron.

Desde el centro cultural  “La Okupa” dieron a conocer un comunicado en el que desmintieron versiones periodísticas referidas al allanamiento realizado por la policía días atrás.

“Desde el equipo de laOkupa emitimos este comunicado en función de desmentir a los medios de des-información que se están encargando de difundir datos erróneos estos últimos días. El jueves 29, en horas de la tarde, nos cayeron al espacio un montón de milicos, policía científica, con trajes de robocop y fierros de los grandes, en una clara actitud intimidatoria, y procedieron a hacer un “allanamiento y registro del domicilio”, aseguraron desde el espacio.

En ese marco, desmintieron que haya habido detenidos o desalojo del lugar. Además clarificaron que a integrantes del espacio que se tildaba de “usurpadores” en realidad eran talleristas del lugar. “Eran las personas que justo estaban ahí y fueron obligadas a identificarse y firmar el papel bajo amenaza de detención. Denunciamos la exposición innecesaria que hizo el medio Canal11 de nuestros dos compañeros y la mentira: nadie fue detenido. La policía vino, checkeó, les hizo firmar y se fue. Después pasaron el parte a los medios para aquietar las aguas de los quejosos que se sienten incómodos con nuestra presencia en esa esquina. Ni Carlos ni Baltazar estaban usurpando. Estaban entrenando”, agregaron.

“Somos un colectivo que agarramos una esquina abandonada y en ruinas y la levantamos desde el suelo. Nos metimos por un vidrio que encontramos roto y lo arreglamos. “Cambiamos” la única cerradura que hay porque no teníamos picaporte. Sacamos toneladas de mugre, pintamos las paredes, arreglamos los baños y la conexión eléctrica (jamás nos colgamos de la luz), pusimos plantas y un montón de amor y de energía para convertir un nido de ratas en un centro cultural”, concluyeron.

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias