www.nden.com.ar
miércoles 20 de febrero de 2019 - Edición Nº871
Deportes

Gaby Martinena la pelea jugando en Albania y pide pista para mejorar el fútbol local

4 feb - El jugador nacido en Necochea juega en el FC Kamza de Albania, pero ha transitado más de 10 clubes durante una década de carrera. Habló con Noticias de Necochea sobre las dificultades que la mayoría de los jugadores viven y sobre su propuesta para la ciudad.

Este jugador de 32 años que nació en nuestra ciudad tiene miles de historias para contar, una interesante experiencia en el fútbol tradicional por la particularidad de haber recorrido más de 10 clubes en Argentina, Ecuador, Chile y actualmente reside en Albania, donde ya había jugado años atrás. En comunicación con Noticias de Necochea habló sobre las dificultades del profesionalismo y su objetivo para la ciudad de Necochea.

Sus inicios fueron en el fútbol infantil local en el club Centro Empleados de Comercio: "arranqué con mi primo Daniel Gallo que después me llevó a Palermo, donde jugué hasta los 14", comenzó explicando. Allí durante el año 2001 se fue a las inferiores del Club Gimasia y Esgrima en La Plata donde debutó en primera división un 11 de mayo del 2008 frente a River Plate.

En el 2010 comenzó una vida nueva: fue llevado a préstamo por 11 meses al Dinamo Tirana de Albania donde convirtió 13 Goles. Al regreso al Lobo comenzó a ver la parte negativa del deporte profesional, tuvo que rescindir el contrato con Gimnasia: "no me habían pagado y no me iban a tener en cuenta", explicó.

El nuevo club fue el "Halcón de Florencio Varela" en 2011 para el Nacional B, de ese Defensa y Justicia pasó a Platense en la Primera B Metropolitana. En 2013 le llegó una nueva propuesta "afuera", fue contratado por el Cobresal en la primera de Chile. De ahí pasó a vivir y jugar en Gimnasia y Esgrima de Jujuy: "es un lindo club y una linda ciudad", reconoció Gaby quien ya conoce lo malo y lo bueno de cada club y ciudad.

De Jujuy fue a Corrientes para jugar a Boca Unidos, de allí vuelta a Buenos Aires para el Brown de Adrogue en 2016, pasó por Sportivo Belgrano y de allí una nueva propuesta afuera: al Fuerza Amarilla de Ecuador: "de ahi me vine Argentina de nuevo porque no pagaban", resume. Pasó por Desamparados de San Juan y tras unos meses sin contrato nuevamente fue solicitado desde Albania, pero esta vez en el Kamza: "fue un largo camino, mucha cantidad de equipos", explicó a Nden.

Vivir en Albania

Albania es una república de 3 millones de habitantes que está al sureste de Europa, que limita con Montenegro al noroeste, con Serbia al noreste, con la República de Macedonia al este y con Grecia por el sur y el sureste. Tiene costa hacia el mar Adriático en el oeste y hacia el mar Jónico al suroeste. Tiene una rica historia de mixturas empapada obviamente con el comnunismo, y en los últimos 30 años "en transición" al capitalismo, luego de romper con la Unión Soviética y luego con China.

Para Gabriel vivir en Albania "ya es normal". Afirma que se lleva bien con el idioma, el albanés: "lo entiendo bastante, tengo muchos amigos acá que me quedaron", reconoce de cuando jugó para el Dinamo en 2010 por un año. "La cultura tiene cosas parecidas a la nuestra..aunque hay cosas que no, por ejemplo acá hay mucho musulmán, no es como nosotros que en Argentina casi no hay musulmánes, acá hay muchas mezquitas", describió.


Lo malo de una carrera profesional


Durante una década Nestor Gabriel Martinena jugó en más de 10 clubes en múltiples lugares, por esa lucha conoce como pocos cuáles son las problemáticas de la gran mayoría de los jugadores profesionales. "La dificultad más fea de un futbolista profesional es lo económico generalmente", resumió.

Y explicó: "La gente piensa que el futbolista es una persona que gana mucho dinero y la verdad es que gana dinero si te lo pagan, si no te lo pagan no lo ganas nunca", explicó. "Como persona te planteás un objetivo de vida, que es progresar y tener un futuro para tus hijos, y muchas veces los clubes no cumplen".

Gabriel no es de quedarse callado ni mucho menos. "Esto es algo que yo reclamo siempre y eso me afecta tanto en lo físico, en lo psicológico y en la carrera profesional te afecta muchísimo; como pasa en algunos clubes en Argentina que llegan a estar hasta 8 meses sin pagar y el domingo te exigen de la misma manera y vosla pasas mal", explicó y resumió: "Eso es lo que más odio del fútbol, es lo que me saca las ganas".

En ese mismo sentido también criticó cómo es el manejo de algunos clubes que "a veces dicen ser clubes profesionales y muchos terminan siendo peores que los amateur".

Una escuela para futbolistas de Necochea

Durante todos estos años de experiencia, Gabriel pensó una propuesta futbolística para realizar en nuestra ciudad, sin embargo, hasta ahora, no se sintó contenido y escuchado. Se trata de la posibilidad de armar escuelas de fútbol preparadas para "sacar" futbolístas de la zona. "Es un proyecto que estoy haciendo con "Patora" Gutierrez -técnico actual del club Gimnasia de Necochea-".

"Vinimos, metimos el proyecto, salimos en el diario, hablamos, si bien lo puedo planificar sólo, mi idea es meter un club como para generalizar, para que un club se ordene, para ayudarlo con la experiencia que uno tiene como futbolista, pero bueno, se ve que es molesto eso para la gente de allá entonces quedó en la nada", criticó. "No vi mucho entusiasmo de la gente de la ciudad, si bien hable con un par de Clubes, después nunca más se reflotó el interés", agregó. "Igual con Patora hablamos mucho, intentamos cambiar cosas de la ciudad pero es una ciudad muy cerrada... yo dejé Necochea hace 17 años y para mí no ha cambiado absolutamente nada en la ciudad ni en el fubtol, aunque no se mucho tampoco siento que es una ciudad muy fria", arremetió.

La última vez que Martinena estuvo en Necochea fue hace siete meses atrás, ates de irse para Albania."No sé cómo estará ahora en la temporada que es el fuerte de nuestra ciudad, pero me ha tocado viajar por muchos lados y Necochea es una ciudad hermosa, estar en mi ciudad necochea, es un lugar en el mundo impresionante, tiene de todo pero siento que no la sabemos aprovechar y no le damos el uso al máximo", finalizó.

 

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias