www.nden.com.ar
viernes 24 de mayo de 2019 - Edición Nº965
Deportes

Futbolistas salen a bancar a sus compañeros gays y rechazan la homofobia en el fútbol argentino

14 may - La promesa de Velez y del fútbol argentino, Matías “monito” Vargas, junto al capitán de Talleres, Juan Cruz Komar, salieron a plantear críticas los "chistes" o insultos referidos a la elección sexual de cada deportista.

"Hizo que nunca pudiera volver a jugar como quería", sostuvo años atrás Ricardo “Tito” Noir,  exjugador de Newel`s, Boca, Racing, Huracán, entre otros. Su dichos hacían referencia a los cuestionamientos que pesaban sobre él respecto a un romance que se le adjudicaba con el arquero Sebastián Peratta.

Situaciones similares ocurrieron con otras figuras como  Esteban “cuchu” Cambiasso (River) o con Adrián “el polaco” Bastia (Racing). Referirse a las orientaciones sexuales (sean o no ciertas) servía y sirve hasta el día de hoy para bastardear o insultar a los jugadores o hinchas rivales.

Algo que hasta hace poco parecía imposible en el fútbol argentino finalmente ocurrió: los jugadores de alto rendimiento salieron a rechazar la homofobia dentro de los planteles y proponen la igualdad de derechos entre los deportistas, más allá de sus identidades sexuales que cada cuál construya.

Dos figuras de la primera división de la Superliga argentina salieron a cuestionar la homofobia dentro de los planteles, al tiempo que sostuvieron la necesidad de revertir una práctica casi fundacional del principal deporte del país.

"Hay un desprecio, un uso muy despectivo del lenguaje en contra de la homosexualidad. La clave está en modificar esa lógica de pensamiento tanto con los cánticos en la tribuna como en un plantel , porque eso hace que se naturalice el desprecio y la visión negativa de cuestiones que son normales", sostuvo el ex defensor de Boca y actual capitán de Talleres, Juan Cruz Komar.

Quien además estudia derecho, no fue el único en pronunciarse al respecto. Una de las figuras del fútbol argentino, Matías “monito” Vargas, también se refirió a la problemática, autocrítica incluida.

“¿Cuántos jugadores somos en el fútbol argentino? 30 por plantel, a 26 equipos en Primera División nada más, te da una suma alta de jugadores. ¿Vos decís que no va haber uno que sea homosexual? Esa persona está sufriendo, el chiste está todo el tiempo”, agregó el jugador promesa de la Superliga.

En referencia, a los “chistes” en el vestuario aseguró: “Muchas veces los hago y después me doy cuenta que no está bien, porque estoy ofendiendo a una persona que tiene una elección sexual diferente”.

Con la “ola verde” y el movimiento de mujeres a flor de piel afloran tiempos de metamorfosis en la sociedad, principalmente en lo que hace a las identidades de género y los derechos que aún faltan conquistar para gran parte de la sociedad. En ese marco, el fútbol pareciera no poder resistir a un fenómeno que llegó para cambiarlo todo y que pone en cuestión el sentido común que afectó al deporte más popular del mundo prácticamente desde sus inicios.

 

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias