www.nden.com.ar
jueves 20 de junio de 2019 - Edición Nº991
Sociedad

Investigan las causas por las que quedan varados tiburones sardineros en las costas locales

7 jun - La Estación Hidrobiológica Puerto Quequén dio a conocer un informe sobre la presencia de una especie poco frecuente en la zona y que fue avistado en Punta Florida, cercana al Balneario Los Ángeles. Medía  128 cm de largo total, y pesaba aproximadamente de 25,8 kilos.

La aparición de especies de tiburones sardineros generó preocupación en la Estación Hidrobiológica Puerto Quequén, que se encuentra investigando porque aparece tales especies en costas atípicas para este tipo de animales.

“Como es de público conocimiento, el día 13 de mayo pasado fue avistado por Alberto Lapioggi en Punta Florida, cercana al Balneario Los Ángeles, un tiburón de una especie poco frecuente en la zona, espécimen que fue colectado y puesto a resguardo por Ricardo Doumecq el día 14. Por las condiciones lumínicas las primeras fotos no eran del todo nítidas y se pensó que el ejemplar avistado por Lapioggi carecía de las aletas pélvicas, mientras que el ejemplar colectado si las tenía presentes. Por este motivo se asumió que eran dos ejemplares distintos”, afirmaron desde la entidad.

El día martes 4 de junio se realizó  la necropsia se reunieron en la Estación Hidrobiológica de Puerto Quequén. Quienes estuvieron a cargo fueron los Dres. Ana Julia Alarcos, Ezequiel Mabragaña y el Lic. Martín Vázquez, quienes revistan en el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (IIMyC), Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (CONICET – Universidad Nacional de Mar del Plata), junto con el Lic. Nahuel Chavez, la Téc. Karina Arias y el Dr. Gustavo Chiaramonte de la EHPQ (MACN–CONICET).

“El tiburón resultó ser un ejemplar hembra juvenil de Lamna nasus, comunmente conocido como “tiburón sardinero” de 128 cm de largo total, y un peso aproximado de 25,8 kgs. No se hallaron rastros que hagan presumir que fuera descartado por un barco pesquero, aunque por algunas marcas sí se pudo corroborar que era el mismo ejemplar fotografiado el día 13, por lo cual se descartó la hipótesis de que hubiesen aparecido dos ejemplares”, informaron los especialistas.

En ese sentido, relataron que el tracto digestivo no presentó restos de alimentos recientes, y luego se revisaron los órganos internos y las cavidades del cuerpo en busca de parásitos. También se tomaron muestras de músculo e hígado para el proyecto de código de barras genético (BarCode of Life) y de vértebras para posteriores estudios de edad.

“En base a la necropsia no se ha podido concluir cual puede haber sido la causa de muerte del animal. Sin embargo llama la atención que 6 días después del varamiento de este ejemplar se pescara con mediomundo un ejemplar similar en el muelle de Pinamar. Este varamiento no es el primero de la especie en la zona; en el año 2009 también varó un ejemplar similar el día 15 de junio, que midió 1 metro de largo y pesó unos 12 kgs aproximadamente, y que Día de Pesca lo atribuyo como un probable ejemplar juvenil de tiburón mako (Isurus oxyrinchus)”, aseguraron.

Por último, concluyeron: “Este valioso material para la ciencia fue recuperado gracias al esfuerzo de vecinos interesados en conocer algo más de las especies que habitan o visitan la zona de nuestras costas, por lo cual queremos agradecerles públicamente: Alberto Lapioggi, Ricardo Dumecq, Artemio Zufriategui y Martín Bruno”.

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias