www.nden.com.ar
martes 20 de agosto de 2019 - Edición Nº1052
Política

"En Necochea no hay trabajo y los vecinos necesitan leche y alimentos frescos"

30 jul - Las vecinas de los barrios de Campana y Quequén, que se organizan en el Frente Darío Santillán, participaron de una campaña nacional y protestaron en la Secretaría de Desarrollo Social por la situación de pobreza en los barrios.

En todo el país los movimientos sociales independientes de los gobiernos realizaron un "Polentazo", donde reclamaron al gobierno más alimentos en los barrios, cupos de trabajo y proyectos de vivienda digna.

En Necochea el Frente Popular Darío Santillán (Corriente Nacional) es uno de los movimientos que tienen construcción política en el barrio Campana y en Quequén. Lorena, una vecina de las que se organiza en el Campana explicó a NdeN que se encontraban en las instalaciones del Registro Civil para “exigirle a desarrollo social sobre la situación que están pasando las vecinas de todos los barrios, no solo el nuestro”. Según explicó se necesita leche, alimentos frescos.

En nuestra ciudad existe, sin embargo, una “Mesa de Organizaciones” donde los diferentes movimientos sociales de distintos espectros políticos son recibidos por Jimena López como trabajadora social referente de Desarrollo Social. “Nos prometen mucho pero nunca realizan nada”, agregó Lorena.

“Nuestra lucha es en la calle, por las necesidades de cada familia, nosotros somos independientes de los gobiernos, estamos acostumbrados a que nos prometan y no nos cumplan”, agregó Julia, otra de las vecinas. “Lo que conseguimos lo hemos generado viniendo y reclamando en la calle”.

Marina, de un barrio de Quequén, donde también organiza el Frente Darío Santillán denunció que no hay médicos en la salita de salud del lugar. “La crisis se ve en los barrios y en toda la ciudad… no hay trabajo... no pedimos que nos regalen nada sino que nos den trabajo digno”.

Finalmente Lorena aclaró: “nos ven como vagos, que venimos a perder el tiempo pero no somos vagos, trabajamos en cooperativas en nuestros barrios, hacemos comedores populares, huertas comunitarias, roperitos , todos los días trabajamos en los barrios donde construimos y no solamente para nosotras sino para todos los vecinos”.

Una historia de solidaridad y militancia

Los movimientos sociales de nuestro país tienen una historia marcada por sus distintas relaciones con los gobiernos de turno. Se trata de organizaciones que nacen directamente desde los barrios, asentamientos o “villas”, donde el sector que se organiza es el del desempleado.

Dentro de los movimientos, con algunas diferencias entre sí, generalmente se realizan asambleas de vecinas y vecinos para debatir qué camino tomar, se organizan comedores populares, merenderos, apoyo escolar, talleres, luego cooperativas de construcción, de barrido, de zanjeo, huerta, herrería, cocina, jardines de compañeras para sus hijos, etc.

Ante la grave crisis económica y de inflación galopante, los movimientos sociales comenzaron a recibir decenas y centenas de vecinos que se acercaron a los espacios para poder tener un plato de comida, conseguir un trabajo en alguna cooperativa. Por eso, las organizaciones y sus militantes vecinales se ven en la necesidad de pedir al municipio que se aumenten la cantidad de cupos para trabajos cooperativos y de mercadería. También no pierden de vista el pedido de aumento en los planes sociales: “nos obligan a vivir por abajo de la indigencia”, argumentan respecto a los valores del Indec de la canasta familiar y la pobreza.

 

 

 

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias