jueves 11 de agosto de 2022 - Edición Nº2139

Sociedad | 23 jun 2022

Trabajos en profundidad

Confirman que el pecio hallado está a 30 metros de profundidad y mide 80 de eslora

La Prefectura verificó la existencia del naufragio no registrado entre Costa Bonita y Arenas Verdes. Desde Eslabón Perdido insistieron en filmar el hallazgo con un robot ROV (foto).


Tras una reciente verificación de la Prefectura Naval Argentina se confirmó oficialmente la existencia de un naufragio no registrado en un área cercana al puerto de Quequén de acuerdo a la denuncia de hallazgo que el pasado 9 de marzo hiciera el Proyecto Eslabón Perdido

Según un comunicado firmado por su coordinador, Abel Basti, la búsqueda se realizó con un sonar de barrido lateral que permitió ubicar un pecio de casi 80 metros de eslora por 6 de manga, a 30 metros de profundidad, frente a las playas de Costa Bonita y Arenas Verdes.

"Desde la fecha de nuestro hallazgo hemos solicitado con insistencia que se realizara la verificación oficial del mismo, tal como lo establece la ley, y que se adoptaran las acciones para que el sitio del naufragio sea incorporado, por razones de seguridad a la navegación, a las cartas náuticas del área en cuestión y al Derrotero Argentino", agregaron y que recientemente la petición fue escuchada y la verificación fue realizada por la Prefectura que transmitió dicha información al Servicio de Hidrografía Naval (SHN), dependiente del ministerio de Defensa.

En el mismo, la Prefectura informó que “con relación al procedimiento para la divulgación de la Información de Seguridad Marítima (ISM), cabe señalar que la actualización de las cartas y publicaciones náuticas se realiza a través de la publicación mensual H-216 Boletín Aviso a los Navegantes". Consecuentemente, la información del hallazgo será incluída en el Boletín correspondiente al 1° de julio”.

Así, Eslabón Perdido consideró concluída una primera etapa de trabajo al haber un reconocimiento oficial del hallazgo que tuvo como protagonista clave a un integrante local del grupo, el pescador Vicente Enrique Silva. Se debe destacar que Silva tenía datos certeros acerca del naufragio en base a cuyos datos se pudo ubicar y registrar el pecio en su totalidad.

Finalmente desde Eslabón Perdido marcaron la cancha a la fuerza de seguridad: "Resta ahora que la Prefectura Naval, delegación Quequén, no condicione la posibilidad de que nuestro proyecto filme el naufragio, tal como ha ocurrido desde la fecha del hallazgo, para que así se pueda verificar de qué nave se trata. Como lo expresaramos anteriormente, el derecho a filmar, en este caso con un Rov que se opera desde la superficie, no está prohibido por la ley y consecuentemente es una actividad legítima que permitiría a la comunidad conocer las características de este pecio que forma parte de la historia del lugar", finalizaron.


 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS