sábado 25 de enero de 2020 - Edición Nº1210

Sociedad | 13 ene 2020

Opinión de especialista

“Habría que preguntarnos quién aprobó el plan de emergencias y quién autorizó la natación en esas condiciones”

Claudio Valiente, guardavida y responsable de la seguridad acuática para IRONMAN Argentina, realizó un análisis pormenorizado de lo que fue la competencia “Río-Mar”, donde desapareció Ezequiel Bermejo y decenas de nadadores debieron ser hospitalizados por principio de hipotermia. “Tuve una nadadora que la sacaron por hipotermina y estuvo 3 horas internada en el hospital de Necochea al mismo momento que al novio de esta nadadora seguía nadando. No tenían control de lo que ocurría en la carrera”, afirmó el profesional.


Mientras prosigue la búsqueda de Ezequiel Bermejo, el contador desaparecido durante la competencia “Río-Mar”, varios especialistas salieron a analizar lo ocurrido en el evento que congregó a más de 500 deportistas de todo el país.

Además de guardavida, Claudio Valiente es responsable de la seguridad acuática para IRONMAN Argentina, una de las competencias más exigentes del país y del mundo. Dialogó con NdeN, donde realizó un análisis pormenorizado de cómo se desarrolló la competencia donde además participaron varios nadadores que se entrenan bajo su tutoría.

“Es un gran problema que tenemos en la organización de eventos deportivos porque no hay una regulación. Lo que es la emergencia médica pasa a ser un cumplimiento. Poner lo justo y necesario para cumplir sin un plan de emergencia atrás, sin un plan de proyección de riesgos previsible. Se hace muy complejo trabajar así porque no hay una regulación”, sostuvo quien además es “miembro de la comisión directiva de SIGURA Sindicato de guardavidas que está dentro de CTA”.

Respecto a la competencia “Río-Mar” en particular sostuvo: “Lo que va a ocurrir es que se van a repartir responsabilidades. Obviamente se va a buscar un responsable, pero el problema parte de antes. Habría que preguntarnos quien aprobó el plan de emergencias y quien autorizó la natación en esas condiciones”.

“Esto de que la reglamentación de una carrera imponga que es sin traje no puede ocurrir. Si las condiciones están dadas para que todos naden con traje es una posibilidad menos de que un atleta tenga hipotermia. Hasta donde se hay hasta 50 nadadores que terminaron internados por hipotermia en la `Río-Mar`. Con qué necesidad hacerlos nadar a contracorriente con un mar difícil en un mar complicado y peligroso con olas de hasta dos metros. Si se hubiese tomado la decisión de nadar hacia  el lado de Quequén y no de Necochea hubiese sido mucho más amigable la carrera para los atletas y se minimizaría ese riesgo. Son muchas las cosas que hay que trabajar y son cuestiones previsibles”, definió de manera tajante el especialista en la materia.

Valiente es la referencia de IROMAN en Argentina, una de las competencias más exigentes del mundo donde los participantes tienen que cubrir 3 distancias, 3,86 km de natación, 180 km de ciclismo y 42,2 km de carrera a pie. Incluso la carrera tiene un tiempo límite de 17 horas. “En IROMAN  tenemos una escala de tiempo y temperaturas donde minimizamos el tiempo de exposición al frío de los atletas. Eso está regulado y no surge de un capricho, atrás tiene un sustento teórico, técnico y médico de cuànto tiempo puede estar expuesta una persona a aguas frías”, aseguró el guardavidas.  

La búsqueda de Bermejo continuó durante toda la noche de ayer y prosiguió hoy a lo largo y ancho de las costas locales. 

Los problemas durante la competencia

Valiente, junto a otros entrenadores, tenían la mirada puesta en la competición realizada en Necochea ya que muchos nadadores y nadadoras venían entrenándose bajo su supervisión y la de otros profesionales.

A partir de allí pudo reconstruir los problemas que fueron dándose en la competencia y dar cuenta de los problemas que – según él – había en la planificación. “Si los nadadores los tengo a 700 metros de la costa. El guardavidas, por mejor nadador que sea, a 700 metros de la costa no puede hacer nada si no hay una embarcación a motor o una moto de agua”, ratifica.

En ese sentido, sostuvo que “cuando no hay ninguna regulación, ni ninguna obligación se pone lo mínimo para cumplir porque total hay un seguro y paga el seguro”, al tiempo que reafirmó que “es muy complejo el tema” y que “se muere gente en todos los eventos deportivos, pero es mucho menos probable que ocurra si hay un plan de mitigación de riesgos y emergencias detrás”.

“Tuve una nadadora que la sacaron por hipotermina y estuvo 3 horas internada en el hospital de Necochea al mismo momento que al novio de esta nadadora le decían desde la organización que seguía nadando. No tenían control de lo que ocurrìa en la carrera. No sabían si una persona había salido del agua o no, si esa persona había sido derivada. Pierden el control de lo que está ocurriendo con la gente. No puedo tener un frente de 3 kilómetros y que los guardavidas, en el mejor de los casos, saquen una persona la tiren a la playa y que se arreglen como pueden”, denunció el guardavidas.

A su vez, aseguró tener “datos de otros entrenadores que tenían otros nadadores allá, los estaban acompañando y tuvieron que abandonarlos para rescatar a otros nadadores que estaban en problemas”.

Valiente, junto a otros profesionales, vienen impulsando el debate para que empiece a discutirse una ley provincial que regule este tipo de eventos para evitar tragedias o improvisaciones en la competencia deportiva. Para ello, y según confirmó a este medio Guillermo Ormachea, integrante de la mesa provincial de la CTA de las y los Trabajadores, estarían pidiendo una audiencia con Alicia Salman, quien tiene a cargo la comisión provincial de Guardavidas para empezar a construir propuestas que empiecen a regular los eventos deportivos en el territorio bonaerense. 

Otro de los puntos que evaluó era el rol y las dificultades de los kayakistas que iban junto a los nadadores. “Los que acompañaban a los nadadores, mientras iban en el río Quequén iba bien. Pero no es lo mismo navegar en el río que en el mar. Si no se tiene el expertise  necesario como para kayakear en el mar pasa lo que pasó. Todo se complicó aún más porque también había que asistir a los remeros porque no tenían la experiencia necesaria para nadar en el mar. Hasta donde se Prefectura rescató 24 kayak y en muchos casos de autorescataron como pudieron. Todo este tipo de cuestiones tienen que haber sido previstas desde antes”, afirmó.

El rol de Prefectura

Para Valiente no tendría que haberse habilitado la competencia en los términos en los que se dio, de hecho sostuvo que “no se entiende como Prefectura habría estado de acuerdo en nadar en un mar tan peligroso y en las condiciones que se estaban dando”.

El referente de IROMAN viene coordinando varias competencias con Prefectura Mar del Plata, y según confirma se  “ha elevado muchísimo la vara en lo que le requiere a los organizadores de eventos”.

Claudio Valiente, guardavida y responsable de la seguridad acuática para IRONMAN Argentina.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
NOTICIAS RELACIONADAS