viernes 10 de julio de 2020 - Edición Nº1377

Política | 14 may 2020

Coronavirus

Desidia empresarial: la panificadora “Santa Marta” dejó sin trabajo a 11 empleados en plena emergencia

Trabajadores se enteraron de un día para el otro que habían sido despedidos. Denuncian haber trabajado en negro durante varios años y señalan que los dueños también son propietarios de Puerto Gardella y otros negocios. La situación ya se encuentra judicializada.


La “cuarentena” decretada por el COVID-19 y la profundización de la crisis económica sirvió de excusa a muchos empresarios argentinos para avanzar en despidos, suspensiones o rebaja de salarios. Necochea no fue la excepción.

En principio fue Combustibles Quequén con su intento de suspender a 31 trabajadores de estaciones de servicio y ahora le tocó el turno a una importante panificadora de la ciudad.

Trabajadores denuncian haber sido despedidos de la Panadería Santa Marta sin aviso previos y sin comunicarles los motivos.

“Éramos trabajadores de la Panadería San Marta, la cual hace una semana nos despidieron a todos. Todos con familia e hijos que mantener y desde ese día nos quedamos en la nada”, afirmó a NdeN Lucas Leyría, uno de los empleados damnificados por los despidos.

Cabe mencionar que las cesantías se encuentran suspendidas a partir del decreto presidencial firmado en los primeros días de la cuarentena. El agravante sería aún mayor si se tiene en cuenta que los trabajadores, con un promedio de antigüedad de 7 años, no se encontraban registrados viendo vulnerados gran parte de sus derechos laborales.

Leyría es claro en esa aseveración: “Siempre le respondimos en la panadería, nunca le reprochamos por trabajar en negro. Yo trabajé también para ellos en el Paseo Gardella en el local de panchos San Francis y para un local que tienen ellos ahí también”.

El tradicional comercio realizaba venta al público, pero también pedidos y cubría la demanda de varios de los supermecados chinos y locales gastronómicos. Según indican los cesanteados es un emprendimiento familiar que implica a varias personas.

“Nosotros teníamos un fichero, estando en negro y todo. José “el cholo” Servat no apareció nunca más. Siempre le cumplimos y nos dejaron en la calle y sin trabajo”, apuntó el trabajador despedido.

Según sospechan los despedidos la producción la derivaron a otra panificadora local hasta que logren “sacarse de encima el problema”. En total - según indicó- son 11 familias quienes se encuentran en la calle, muchas de ellas ya enviaron los respectivos telegramas a los propietarios.

“Siempre le respondimos en la panadería, nunca le reprochamos por trabajar en negro. Yo trabajé también para ellos en el Paseo Gardella en el local de panchos San Francis y para un local que tienen ellos ahí también”, concluye Leyría sin encontrar consuelo a su situación.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
NOTICIAS RELACIONADAS