jueves 09 de julio de 2020 - Edición Nº1376

Sociedad | 28 jun 2020

"El escrache se lo voy a hacer todos los días de mi vida y se va a tener que ir de la ciudad"

Tras protestar en la casa de Fernando Beretta y permanecer 6 horas en el lugar, los hijos de Ana María Rivero consiguieron una reunión con el juez Guillermo Lludgar para el lunes. Hubo quema de gomas, pintadas de aerosol, huevazos y permanecieron allí a pesar del granizo.


Desde las 13.30 del viernes hasta las 19hs los hijos, familiares y amigos de Ana María Rivero escracharon la casa de Fernando Beretta. Se trata del caso sucedido hce un mes atrás cuando Beretta, en grave estado de ebriedad, atropelló en su auto a la moto donde circulaban Rivero y su hijo Nicolás D'Annunzio. La mujer pasó dos semanas en el Hospital y falleció.

La Justicia dejó en libertad a Beretta y desde ese momento los hijos de la señora fallecida realizaron 2 concentraciones en la casa del hombre para escracharlo. Este viernes la concentración en la casa cercana a la calle 59 y 30, prendieron fuego gomas y ramas, hubo pintadas con aerosol, lanzaron huevos. "Tratamos de hacer el mayor bullicio, eso hizo que los vecinos se enojaran, que llamaran a la policía"; después de un rato llegó el Asesor Judicial a hablar con los hermanos.

"Nos dijo que hagamos lo que querramos pero que venía a expresar el enojo de los vecinos por la quema de neumáticos y también para preservar la salud de ustedes... ya que llovió y granizó pero nos quedamos ahí" expresó Nicolás a NdeN. Luego hablamos con el Comisario, le dijimos que si podíamos hablar con el Juez nos íbamos…  Y a los 15 minutos me dio su teléfono particular de Guillermo Lludgar". 

El juez les explicó telefónicamente el Protocolo de porqué Beretta está libre y los invitó a una reunión el lunes por la mañana a los cinco hermanos, para explicar los fundamentos.

“Con este escrache mal o bien pudimos obtener una reunión con el juez, que si no hacíamos este quilombo no la hubiéramos tenido nunca… nunca nos llamaron del Juzgado ni nada, parece que en este país tenes que quemar goma para obtener algo”, expresó el hijo de Ana María Rivero con bronca. "No quiero que la muerte de mi mamá quede en la nada".

"Depende de lo que pase y nos diga el juez serán los pasos que vamos a seguir. No me voy a quedar con eso. Si es excarcelable que lo sea, pero el escrache se lo voy a hacer todos los días de mi vida y se va a tener que ir de la ciudad él y la familia", prometió, y agregó que al juez "vamos a decirle todo lo que pensamos y las dudas que tengamos sobre la causa… ¿qué calificativo hay para que esta persona, con todos los agravantes, este suelto?"

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS