jueves 30 de mayo de 2024 - Edición Nº2797

Sociedad | 18 may 2022

EL HOMBRE AL QUE LO DESAPARECIERON DOS VECES

"Acá tendría que vivir un hombre": el mensaje que le dejó al censista el hijo de Julio López

En su vivienda de Los Hornos, Rubén López recordó a su padre desaparecido desde 2006, en el marco del juicio del represor Miguel Etchecolatz. “No sabía cómo explicar la situación, espero se entienda”, escribió en su cuenta de Instagram.


En el marco del Censo 2022 que se realiza este miércoles, Rubén López, el hijo del albañil y militante peronista Jorge Julio López, que desapareció en 2006 en el marco del juicio al represor Miguel Etchecolatz, dejó una nota al censista en la puerta de su vivienda de Los Hornos con la leyenda "Acá tendría que vivir un hombre".

"Censo digital cumplido, Los Hornos, calle 140 y 69. No sabía cómo explicar la situación, así que dejé en la puerta el papel pegado. Espero se entienda", posteó en sus redes sociales junto a un emoji que representa al llanto.

En la nota, puede leerse: "Según la carátula de la causa, 'Presunta desaparición forzada'. ¡Acá tendría que vivir un hombre!".

 

La desaparación de Julio López: ¿Que pasó?

El albañil Jorge Julio López desapareció el 18 de septiembre de 2006, cuando estaba previsto que se presentara en el Salón Dorado del Palacio Municipal de La Plata para escuchar los alegatos del juicio contra el represor Etchecolatz, donde él había testificado a fines de junio de ese año, en uno de los testimonios más relevantes para lograr condenar al exjefe policial, quien recibió cadena perpetua.

Pudo identificar al represor como quien participó del operativo en el que fue secuestrado a fines de octubre de 1976 y como uno de los que les aplicaba torturas a él y a otros detenidos en el centro clandestino de Arana.

López nunca llegó al tribunal ni tampoco se supo nada más sobre su paradero. “La Justicia no hizo nada, se me ríen en la cara. Siempre que llega la fecha de su desaparición salen a hablar del entrecruzamiento de 50 millones de llamadas telefónicas pero nunca se hizo nada”, expresó Rubén López hace algunos años en diálogo con la agencia Télam.

Mi vieja le decía ´no vayas a declarar´, pero no por falta de compromiso sino por miedo de que le pasara algo, teníamos miedo que le pasara algo a nivel mental. Si le hubiera hecho caso, mi viejo estaría acá”, dijo en aquel entonces.

 

Condena a Etchecolatz

El viernes pasado, el exjefe de la Policía bonaerense durante la última dictadura recibió su novena condena: Etchecolatz quedó sentenciado a prisión perpetua junto a otro expolicía Julio César Garachico, acusados de haber secuestrado y torturado a siete víctimas y haber asesinado a otras tres. Las acusaciones contra ellos habían sido sostenidas por el sobreviviente López, antes de desaparecer en plena democracia. Precisamente, él testimonió contra Etchecolatz en el primer juicio que se hizo tras la derogación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

La última sentencia fue dictada por el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata, con los jueces Andrés Basso, José Michilini y Alejandro Esmoris. 

Etchecolatz no participó de la audiencia: estaba internado en el sanatorio Estrada de Merlo tras una serie de síntomas de fiebre y vómitos. No obstante, personal del juzgado reportó sus últimas palabras previas a la sentencia: “Etchecolatz dijo que es inocente, que él no hizo nada de lo que se acusa en este debate y que entiende que se ha violado el proceso de la Constitución Nacional”.

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias