sábado 24 de septiembre de 2022 - Edición Nº2183

Opinión | 16 ago 2022

Carlos Alberto Leo: "Y ahora se nos ocurre joder a las ballenas"

Una tarea digna de reconocer realiza diariamente Carlos Alberto Leo, un hombre que dedica gran parte de su vida al cuidado de animales que habitan en nuestras costas. Ayer realizó un duro posteo en sus redes sociales al ver como nosotros, los humanos, nos compartamos ante la llegada de ballenas.


Por: Carlos Alberto Leo

Todos los años a partir del mes de Julio o aun antes, nos visitan las hermosas Ballenas francas, verdadero símbolo de nuestro mar Argentino.  Si bien estos cetáceos navegan por todo el mundo, en determinada época del año realizan el mismo recorrido migratorio hacia el Norte, es lo que se denomina "memoria implícita", es decir, su cerebro le marca siempre la misma ruta.
 
Estas ballenas francas aprendieron de sus antepasados el camino migratorio y sus áreas de alimentación. En su recorrido anual, las Ballenas "Eubalaena australis", regresan a una misma área de cría y por lo general vuelven al sitio donde nacieron.  Se conocen familias enteras en las que las madres regresan a Península de Valdés a dar a luz pasando los primeros meses de vida, con las crías

Siguiendo con el acápite que nos ocupa, dejando atrás esta breve introducción- para ubicarnos en un ámbito de tiempo y espacio- es imperioso empezar a CONCIENTIZAR. Si algún interlocutor desprevenido considera que en este sentido puedo claudicar está muy equivocado, respecto del daño que le hacemos al acercarnos hacia ellas.
 
TERMINANTEMENTE NO HAY QUE ACERCARSE AL EJEMPLAR, esto no es un concepto caprichoso sino que emana de la Ley "2381 del Chubut", que versa lo siguiente: "Está prohibida toda actividad de acercamiento y/o persecución, navegación, natación, y buceo, a cualquier especie de Mamífero marino y sus crías, en costas y mar de jurisdicción Provincial, durante todo el año calendario", por lo tanto buzos y nadadores, a 100 metros de distancia.

 

A mi modesto saber y entender esta normativa debe aplicarse por el principio de analogía en todo el sector o área marítima de las costas de Argentina, ya que el espíritu de la Ley es la protección de los Mamíferos y el Ser Humano, se trata de proteger el bien jurídico vida, el más importante de todos. 

Los chorros de agua fuerte emanados del cetáceo cuando exhalan la respiración pueden salpicar a los kayaks y provocar accidentes si permanecemos muy cerca. Al menos hay que circular con un Profesional experto, matriculado y con la autorización respectiva para actuar. Los que estén flojos de papeles deben abstenerse, sin perjuicio de observar las indicaciones ya expuestas.  

Creo sin temor a equivocarme: las exploraciones y explotaciones petrolíferas que se avecinan en la región también traerá aparejado serios problemas para los cetáceos, por ejemplo el cambio en la ruta de alimentación, implica que desaparecerán los cardúmenes, por el efecto de la contaminación sonora, y las crías que siguen a su madre, pueden llegar a morir por falta de alimentación.  

Esto viene a cuento cuando expliqué al principio de la "memoria implícita del Cetáceo".  El tema de la explotación marítima será para tocarlo en otro momento. Pero lo que abunda no daña, y más aún cuando se trata de CONCIENTIZAR

Las Ballenas recorren 18.000 km. en poco menos de un año, si pasan por nuestra costa, disfrutémosla sin molestarlas. 
 

Necochea - Quequen libre de enmallamiento incidental.


Carlos Leo

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias