jueves 30 de mayo de 2024 - Edición Nº2797

Sociedad | 10 abr 2024

La otra cara del ajuste

Guardaparques sofocaron un incendio producido por un hombre en situación de calle

Un equipo de Guardaparques de Necochea logró extinguir un peligroso foco de incendio en el Jardín de Rocas del Parque Miguel Lillo. La rápida intervención evitó un desastre mayor, mientras se destacó la cruda realidad de las personas en situación de calle. Desde el área emitieron un llamado a la población para prevenir incendios. Leelo en esta nota.


La mañana de este martes, el equipo de Guardaparques de Necochea actuó con celeridad para extinguir un incendio que amenazaba el Jardín de Rocas del Parque Miguel Lillo. La alerta surgió tras múltiples llamadas de vecinos preocupados por una columna de humo en la zona, lo que llevó al personal a actuar de inmediato.

Según informes de la Secretaría de Gobierno, alrededor de las 9 de la mañana se recibieron diversos llamados al 105 de emergencia que alertaban sobre el fuego en el área. En respuesta, un equipo de Guardaparques se desplazó al lugar y confirmó la existencia de un foco de incendio en una parcela de aproximadamente 15 metros cuadrados.

El incendio, que pudo haberse convertido en un desastre de mayores proporciones, fue controlado después de aproximadamente una hora de arduo trabajo por parte del equipo de Guardaparques. Se determinó que el fuego se inició debido a una fogata realizada por una persona en situación de calle que buscaba resguardarse del frío.

Este evento se suma a otros incidentes menores ocurridos en las últimas semanas, que han resultado en actas de infracción emitidas por el personal de Guardaparques. En muchos casos, los infractores justificaron el encendido de fuego en el parque como medida para espantar mosquitos, lo que subraya la necesidad de concienciar a la población sobre los riesgos involucrados en estas acciones.

La cruda realidad de las personas en situación de calle se evidenció en este incidente, donde se presume que una de estas personas prendió la fogata para sobrellevar las bajas temperaturas. Esta situación refleja la vulnerabilidad y la falta de recursos de estas personas, quienes se ven obligadas a recurrir a medidas extremas para sobrevivir.

El Director del área, Julián Zugazúa, hizo hincapié en la importancia de tomar precauciones, especialmente en áreas con alto riesgo de incendio como el Parque Miguel Lillo. Agradeciendo la rápida acción de los vecinos que alertaron sobre el incendio, Zugazúa instó a la comunidad a denunciar actividades peligrosas y a respetar las regulaciones locales.

Llamado a la población

Con la finalidad de seguir concientizando y evitar daños mayores que pueden ser producidos por un pequeño descuido o por quebrantar alguna prohibición, Guardaparques recordó los cuidados que se deben tener en cuenta para evitar incendios forestales, y que no siempre tienen que ver con el encendido de una llama:

  • No arrojar basura. Los plásticos, latas y vidrios pueden actuar como lupa y provocar llamas.
  • No estacionar sobre pastizales. Los caños de escape, al estar calientes, pueden prender la maleza y generar un incendio.
  • Apagar bien las colillas de cigarrillo, en lo posible con agua, y no tirarlas al suelo.
  • No quemar pastizales para hacer limpieza de terrenos.

Además, si alguien está prendiendo fuego fuera de los lugares habilitados, es bueno explicarle los riesgos que está generando y comunicarse con el cuerpo de Guardaparques al instante.

La colaboración de la comunidad en la prevención de incendios forestales es fundamental. Se recuerda a los ciudadanos que, en caso de observar un incendio o una situación irregular, pueden comunicarse al 105 de Guardaparques, 100 de Bomberos o 103 de Defensa Civil.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias