miércoles 29 de mayo de 2024 - Edición Nº2796

Necochea | 29 abr 2024

Efeméride

Se cumplen 44 años sin el puente Ezcurra: un recuerdo con convocatoria a reconstruirse

Un emblema de la ciudad que se derrumbó por una gran inundación tras nueve días. Esta tarde autoconvocados se reúnen para exigir su reconstrucción.


Hoy se cumplen 44  años de la caída del emblemático puente del puerto. Fue en la tarde del 29 de abril de 1980, luego de nueve días de intensas lluvias sobre gran parte del territorio bonaerense. El 20 de abril de ese año comenzaron las lluvias en la región que sobrecargaron el cauce del Río Quequén y provocaron la más grande inundación de la que existe registro.

En nuestra ciudad se registraron 100 milímetros de lluvia caída en sólo dos jornadas. Las aguas seguían avanzando río abajo y se debió evacuar a 200 personas, la mayoría del sector ribereño.

Mientras tanto, la Terminal de Ómnibus debió ser desalojada ante la crecida. Los momentos de mayor dramatismo se vivieron el 29 de abril, cuando los puentes Ezcurra, Ferroviario y Negro cayeron ante el arrollador paso de las aguas y el número de evacuados llegó a los 600 en Necochea y Quequén.

“El dramático momento vivido, cuando la parte central del puente carretero Ignacio Ezcurra cayó destrozada por el empuje avasallador de la corriente que generaba el paso del río Quequén, fue prácticamente inenarrable”, señala el registro de un importante matutino de la ciudad. “No fue solamente el impacto de su caída, lo que generó la tristeza y el desánimo entre todos los que presenciaron la tragedia que sucediera a las 16.30 aproximadamente, sino la terminación de un largo sueño que comenzó el 20 de diciembre de 1969, cuando fuera habilitado el tránsito”, agrega.

Esta tarde habrá una convocatoria para exigir su reconstrucción, desde las 15.30 en el puente del lado de Necochea.

A 53 años

La inauguración del mismo se produjo el 26 de junio de 1971 y tenía como particularidad una curva en el extremo del lado quequenense. La curva se debía a la adaptación que se realizó para poder utilizar la estructura del anterior puente de ferrocarril.

Además, el puente presentaba cierta inclinación para que por debajo pudieran pasar barcos de mediana escala. Se le impuso el nombre de Ignacio Ezcurra en homenaje al periodista del diario La Nación desaparecido en la guerra de Vietnam.

Durante los 10 años que estuvo en servicio, el Ezcurra agilizó el tránsito entre la zona balnearia de Necochea y Quequén y se convirtió en parte de un circuito turístico que, tras su destrucción, nunca fue recuperado. El puente Dardo Rocha, construido luego de la inundación, no pudo cumplir con el mismo rol, ya que para ir de la zona balnearia necochense hasta la costa de Quequén se requiere realizar varios kilómetros por distintas calles de la ciudad.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias