miércoles 29 de mayo de 2024 - Edición Nº2796

Necochea | 2 may 2024

Entrevista

El productor de Yuyito González que se crió en Quequén: una historia de vida de superación

Lautaro Escanciano contó su trayectoria a NdeN. Las vivencias en el colegio Hermanas con la discriminación, el cambio en la secundaria y la pandemia que lo llevó de la depresión a la gran ciudad. Ahora, se codea con famosos y llegó hasta producir una entrevista con el presidente Milei. Mirá la entrevista, acá:


Nació en La Plata, se vino con sus padres a los dos años a Quequén, ubicado en frente en el Monumento a las Malvinas en un hotel que le habían prestado, en plena crisis de 2001. Era una casa deteriorada, pero contaban con un techo. Así empieza la historia de vida de Lautaro Escanciano, quien hoy trabaja como productor de televisión en Buenos Aires tras nunca bajar los brazos.

Mis papás me cuentan que vinimos con un bolso y con ganas de crecer. Ellos fueron muy importantes en mi vida, me enseñaron los valores del trabajo y el sacrificio. Fueron cinco años en esa casa, luego pudimos tener una casa en el barrio Don Antonio. Fui al colegio Hermanas desde el jardín hasta el secundario”, cuenta a este medio, y agrega una marca de la infancia: “Sufrí discriminación y bullyng, porque siempre fui afeminado. No me gustaba jugar al fútbol, no tenía tanto vínculo con varones en el contexto de una sociedad homofóbica. Estaba el comentario del tono de voz más agudo, me gustaba jugar con mujeres y estaba mal visto. Pero siempre tuvo el apoyo de mi familia y amigos que me ayudaron”.

Cambios institucionales que le fueron definiendo su identidad: "En cuarto grado de la primaria del colegio Hermanas, no tenía ganas de ir, los profesores siempre me dieron un espacio para contar lo que me pasaba. Ahí me cambiaron de turno para seguir en la institución, a mitad de año. Ahí cambió mi cabeza porque pasé a ser el chico nuevo", sentenció.

"Tuve una infancia felíz, mi familia me apoyó en todo. Fui un nene histriónico, me gustó bailar, cantar, el arte, probé todos los deportes. Pero recaía en el comentario de la sociedad si era gay, y a mí me marcaban mucho porque no había necesidad. Lo que aprendí es que uno tiene que ser como es, ese es mi aprendizaje", agregó Lautaro luego, y contó como la secundaria lo transformó a ser auténtico: "Me costó mucho animarme a quien quería ser en la secundaria. Era muy difícil porque me había lastimado. Un día me animé, dije basta. Empecé a conocer personas, me ayudaron mucho a mi crecimiento. Trabajé como fotógrafo, con marcas, freelance. Estudié fotografía en Mar del Plata, en pandemia caía en depresión y sentí que había tocado fondo. Me sentía perdido, no sabía que quería con mi vida.

La pandemia, un cambio clave

"Empecé a trabajar con las redes, a subir historias. Vi que muchos estaban como yo, mal consigo mismas. En la pandemia me animé, empecé a pintarme las uñas, a trabajar como modelo, a vestirme como yo quiero. Pude trabajar con marcas super buenas, conocí gente muy linda en Neco más allá de que falta cambiar algunas cosas", cuenta sin tapujos, como el punto de partida para lograr que vino después.

"Amo Necochea, me encanta la ciudad. Hice publicidad en Tom Jones, me cuidaron y respetaron. Era cómodo siendo yo. Decidí irme a Buenos Aires, al principio era un caos. Me sentía en Nueva York. El cambio fue muy difícil, por las distancias, la gente no te ve por la rutina, pasas desapercibido. Era yo y me animé a hacer otras cosas", expresó y remarcó: "Se me dio la posibilidad de anotarme en una academia de moda del programa de TV la Jaula de la Moda, estudié y trabajé con ellos. Se me da la posibilidad de trabajar como asistente en desfile, conocí diseñadores como Benito Fernández, Santiago Artemis, Jorge Rey.  Amo la moda, siempre me gustó. Había sido un sueño, conocí a los mejores del país. Ese evento fue un antes y un después".

Luego de esos impactos se le dio la posibilidad de trabajar, al mes, como productor de televisión. "Algo sabía por fotografía, pero no tenía mucha experiencia. Tenía pautado volver a Necochea, pero  conseguí laburo y cambié los planes.El equipo me ayudó un montón, es impresionante trabajar detrás de cámara. Era un programa nuevo, Empezar el día, conducido por Yuyito González, la ex mujer de Guillermo Coppola. También está Facundo Ventura, el hijo de Luis, entre otros. Trabajar con un panel y un equipo era un sueño 100%".

La Jaula terminó en diciembre, así que quedó fijo este año con “Empezar el Día”. "Pasé de tomar mates en una playa a una plaza porteña con calor, pero lo tomé como sacrificio para seguir creciendo. Conocí al Presidente como Javier Milei, vino a hacer una entrevista, a muchos famosos como Ricky Maravilla, Pachano, participantes de GH y Matilda Blanco", contó.   

"Es soñado estar acá, cada vez que voy a Necochea agradezco a mis viejos. Aprendí a respetarme, a valorar mi vida. El resultado es muy lindo. Como conclusión, digo que nunca se olviden de quién uno es, vivan el día al 100%, y nunca te olvides de ser feliz. La tengo tatuada en mi piel, como dijo mi madre. Si no te olvidas de eso, no tenés techo. El camino a veces es difícil, pero si lo anhelan lo van a lograr", concluyó Lautaro, quien va trazando su historia como un ser auténtico, disfrutando del mar y los atardececer de Necochea cada vez que puede, ya que no olvida sus orígenes.

   

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias