miércoles 12 de junio de 2024 - Edición Nº2810

Necochea | 3 jun 2024

enigma bajo el mar

En busca del pasado perdido: Nuevos avances en la investigación del submarino alemán hallado en Quequén

Desde NDEN conversamos con Abel Basti, líder de la expedición Eslabón Perdido, para conocer los avances en la identificación del submarino alemán hundido en Quequén y los desafíos que enfrentan los investigadores.


La incógnita sobre el submarino nazi hundido frente a las costas de Quequén, próximo a Necochea, parece estar acercándose a una resolución. Los miembros de la agrupación Eslabón Perdido han estado inmersos en una intensa investigación desde el hallazgo de unos hierros retorcidos hace dos años, tratando de confirmar si los restos encontrados corresponden a una embarcación de la Kriegsmarine, la Armada del Tercer Reich.

MIRÁ LAS IMÁGENES EXCLUSIVAS DESDE LA FOTO DE PORTADA 

Abel Basti, director del grupo de investigación "Eslabón Perdido", conversó con NDEN para compartir detalles sobre el estado actual de los trabajos para desentrañar el misterio del submarino hallado frente a las costas de Necochea. La expedición ha logrado determinar la ubicación exacta de los restos en proximidades de la localidad de Necochea, a una profundidad de 28 metros y a 4 kilómetros de la costa.

 

Basti junto a Palotta y el ingeniero Sotero González

Según Basti, el submarino alemán fue deliberadamente destruido con explosivos para borrar cualquier evidencia de su identidad, complicando así su posible identificación. Además, se arrojó chatarra en el naufragio para confundir a los investigadores."Fueron hasta ahí a tirar chatarra naval sobre la zona del submarino, esto no estaba antes y es muy llamativo que hayan ensuciado toda la zona, son varias toneladas" aseguró el periodista de investigación. 

El video de la última expedición muestra cómo Eslabón Perdido ubicó con precisión el lugar exacto del submarino utilizando una boya, seguido de un relevamiento con imágenes y sonares. Actualmente, el equipo está procesando el material recopilado, evaluando los daños en el casco y georreferenciando los restos visibles para entender mejor su disposición.

Actualmente la investigación se encuentra en pleno proceso de análisis, Basti dijo “ estamos procesando todo el material y los ingenieros evaluando ese material porque ya tenemos bastante información respecto al casco, que está muy destruido al haber sido detonado por explosivos y semienterrado hasta el nivel de cubierta”.

“Lo que podemos registrar es lo poco que es visible y lo que hemos hecho además es georreferenciar lo que esta visible, saber en qué punto está cada cosa” informó Basti.

Para el futuro Basti adelantó a NDEN que “a partir de los resultados de este trabajo que está en proceso vamos a ver que más se puede hacer, si es que se puede”.

(Basti en plena expedición frente a las costas de Quequén)

CÚANDO Y CÓMO COMENZÓ LA INVESTIGACIÓN

Todo esto comenzó en 2022, cuando la agrupación Eslabón Perdido descubrió los hierros retorcidos, confirmados más tarde por el doctor Fabio Bisciotti como restos de un submarino de la Segunda Guerra Mundial. La pericia del especialista italiano confirmó que los restos hallados correspondían a un submarino alemán que fue deliberadamente destruido.

La colaboración con la Prefectura y el actual gobierno ha permitido avanzar en la investigación, obteniendo los permisos necesarios para operar en la zona. Este es un paso crucial en el camino hacia la resolución de uno de los enigmas más intrigantes de la historia naval.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias