martes 18 de junio de 2024 - Edición Nº2816

Opinión | 7 jun 2024

Opinión

Día del periodista: una reflexión sobre la profesión en su día

La figura de Rodolfo Walsh, la necesidad de proteger a los laburantes y un 7 de junio con mirada crítica.


El día del periodista se recuerda por una Convención de Periodistas que se reunió en la ciudad de Córdoba en 1938, en honor a la “Gazeta de Buenos Aires”, el primer periódico fundado por Mariano Moreno en 1810 para difundir el ideario de la Revolución de Mayo. A casi 200 años reflexionamos sobre la tarea necesaria para nuestros pueblos.

Es imposible no pensar en la figura de Rodolfo Walsh como emblema de la tarea, quien literalmente dio la vida por el país al denunciar en la Carta Abierta a la Junta Militar las atrocidades físicas y económicas del gobierno de facto. Corría el primer año de la dictadura cívico militar eclesiástica -también liberal- y el periodista entregó una carta a los medios de comunicación. "Sale de la oficina del Correo y a poco andar lo derriban a balazos y se lo llevan herido, sin regreso. Su desnuda palabra era escandalosa donde el miedo manda. Su desnudadora palabra era peligrosa donde se baila el gran baile de disfraces", expresó al respecto Eduardo Galeano.

"Quince mil desaparecidos, diez mil presos, cuatro mil muertos, decenas de miles de desterrados son la cifra desnuda de ese terror", anunciaba en ese 1977, en el comienzo del genocidio. "En un año han reducido ustedes el salario real de los trabajadores al 40%, disminuido su participación en el ingreso nacional al 30%, elevado de 6 a 18 horas la jornada de labor que necesita un obrero para pagar la canasta familiar, resucitando así formas de trabajo forzado que no persisten ni en los últimos reductos coloniales", expresaba en relación a la economía y el trabajo. Cualquier coincidencia con la realidad, no será adjudicada pero depende de los lectores. 

El periodismo es parte de esa trama de precarización y oficio, de ser obreros de la comunicación en tiempos difíciles. Ya no hay grandes investigaciones, se observan pocas cabezas que ponen el cuerpo en las distintas disciplinas del periodismo. En los 90 fueron los últimos tiempos de denuncia al vaciamiento menemista que eclipsó en 2001. Hoy, con el avance de redes sociales y tecnologías, son pocas las expresiones de denuncia en un gobierno que cumple a rajatabla las órdenes del imperio del norte.

La comunicación, como denunciaba Mc Bride hace 50 años, está concentrada en pocas manos. Las luchas por la Ley de Servicio de Comunicación Audiovisual en Argentina llevó décadas para organizaciones sociales, políticas y culturales, pero fue derribada de un plumazo por el gobierno macrista. Por eso hoy un conglomerado domina la escena, produce en función del mercado. 

Es necesario generar nuevas voces, articular de manera colectiva en redes locales, provinciales y nacionales para proteger a los laburantes, retomar sus demandas y dejar de ser cómplices de la omisión de sus derechos. Leer más a Haroldo Conti, a Stella Calloni, a la necochense Ana Cacopardo y tantos otros que defienden las luchas del siglo XXI.

Necochea debe defender sus voces, acompañar a las organizaciones que buscan una mejor calidad de vida. Que sigan existiendo los espacios verdes, que la matriz deje de ser el mero consumo individual y la ostentación de lo material. Que haya Universidad Pública para que los pibes y pibas puedan elegir quedarse, que el mar abrace a todos con un transporte público popular, y el trabajo sea una opción viable.    

En lo personal, no quiero dejar de recordar a Juan Poteca, un gran periodista deportivo que tuvo nuestra ciudad, apasionado por el deporte y la identidad de Necochea. Felíz día para todos y todas.

Santiago Giorello.  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias