viernes 19 de julio de 2024 - Edición Nº2847

Opinión | 5 jul 2024

Análisis

La Ley Bases y el trabajo agrario: Un retroceso en la protección laboral

Natalia Sánchez Jauregui, dirigente sindical de UATRE y asesora del Ministerio de Gobierno de PBA, advierte sobre los peligros de la reciente Ley Bases. Asegura que la normativa debilita la formalización laboral y promueve la precariedad en un sector crucial para la economía nacional.


Por: Natalia Sánchez Jauregui

La reciente aprobación de la Ley Bases y sus implicaciones en el ámbito del trabajo agrario nos deja con sentimientos encontrados. 

Durante meses de debate, hemos señalado aspectos que podrían perjudicar significativamente a los trabajadores del sector rural.

Como expresó nuestro secretario general José Voytenco, en su intervención en el Senado Nacional, "la Ley Bases parece ignorar las realidades y necesidades específicas de los trabajadores agrarios, quienes son fundamentales para la economía nacional y merecen ser protegidos contra la precariedad laboral."

Uno de los puntos más preocupantes es la modernización del empleo que, paradójicamente, parece fundamentarse en la eliminación de sanciones para aquellos empleadores que mantienen trabajadores en condiciones informales o precarizadas.

Esta medida, en lugar de fomentar la formalización del empleo, inevitablemente promoverá el trabajo informal, una situación que ya afecta gravemente al sector.

Según datos recientes, aproximadamente el 70% de los trabajadores agrarios se encuentra en esta situación, revelando un problema estructural que requiere atención urgente.

En los últimos cinco años, desde la UATRE se han realizado más de 7.200 operativos a nivel nacional, durante los cuales se detectaron 2.250 casos de explotación laboral. 

Necesitamos políticas que ayuden a fortalecer el trabajo registrado y esta ley va en detrimento y debilita la formalización del trabajo y la evasión fiscal.

Además, de la eliminación de multas para empleadores infractores, se cuestionan prácticas como la Bolsa de Trabajo de UATRE y la implementación de períodos de prueba, que podrían resultar incompatibles con las condiciones laborales de nuestros trabajadores.

En conclusión, queremos una Argentina con inclusión, desarrollo, trabajo y oportunidades para todos y esta ley no tiene un solo artículo pensado para beneficiar a las y los trabajadores, a nuestro pueblo, a la producción y la industria nacional.

Seguiremos trabajando para garantizar que cualquier legislación que afecte al trabajo agrario contribuya verdaderamente al bienestar y desarrollo de nuestros trabajadores y trabajadoras.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias