domingo 26 de septiembre de 2021 - Edición Nº1820

Política | 22 ago 2018

Glencore, la multinacional que monopoliza la Ciudad y pone en riesgo miles de puestos de trabajo

La compañía compró la planta de Cargill y pretendería sintetizar funciones con la ya adquirida Moreno, lo que implicaría una reducción sustancial del personal. Es parte del proyecto de la planta de fertilizantes suspendida por la Justicia y es denunciada por ocasionar un megabasural a cielo abierto en San Juan y Tucumán.


La palabra inversión suele estar atada, conceptualmente, a un futuro próspero y fructífero. En el caso de la empresa Glencore pareciera no ser así, lo que representa un peligro para los necochenses. El capital de origen suizo empezó a construir un monopolio dentro de la Ciudad lo que amenaza con despidos y contaminación a gran escala.

En principio, la compañía denunciada por generar un basural minero en la provincia de San Juan (ver noticia adjunta) incursionó en el negocio del agro a partir del control del Grupo Moreno, una tradicional firma de la industria oleaginosa que adquirió en 1997 y que en la región posee una de sus plantas en pleno centro urbano quequenense.

En ese marco, la multinacional cerró el último año un acuerdo para quedarse, a través de la firma RENOVA, con la planta de procesamiento de girasol y de soja de Cargill ubicada en Quequén, en las inmediaciones al cruce de Circunvalación y la Ruta Provincial 227. Tal incursión puso en alerta a los trabajadores de la región. ¿Por qué?

Fuentes empresariales comentaron a este medio que “Glencore viene con una planificación propia sobre la industria que empieza a monopolizar, la cual apuntaría a simplificar puestos de trabajo entre la aceitera Moreno y la planta de Cargill, lo que seguramente se exprese en una reducción del personal”.

El mundo obrero que aglutina Glencore se ubica alrededor de las 400 personas, concentradas en su mayoría en la exCargill (más de 100 operario en Moreno). A su vez, la reorientación económica de la empresa va a afectar al sector transportista, ya que con la devaluación abrupta del peso, las ventas se vienen focalizando en la exportación por buques en desmedro del consumo interno y del transporte vía camiones.

Tal situación puso en alerta a los gremios del sector, así como a las asociaciones de transportistas, que según pudo corroborar NdeN, vieron disminuir el trabajo en al menos un 70% durante el último trimestre.

Tampoco son menores los intentos de Glencore, junto a Pier Doce S.A y de A.C.A, de instalar una planta de fertilizantes en las adyacencias del Puerto Quequén pese a no cumplir con la reglamentación ambiental existente, cuestión que quedó comprobada en los últimos fallos judiciales que paralizaron las obras.

Breve historia de un pulpo contaminante

Glencore se convirtió en un importante operador internacional de granos a través de su adquisición de la canadiense Viterra en 2012 y al vender el 50 por ciento de su negocio agrícola en 2016 a dos fondos de inversión canadienses. A escala global opera en tres grandes negocios: energía, metales y commodities agrícolas.  

El modelo económico del macrismo, hace que Glencore se vuelque con mayor intensidad a los negocios agroexportadores, pero es de destacar que sus antecedentes en la industria minera no son los mejores. Un estudio de la consultora URS AECOM demostró las actividades de la compañía arrasó con algunas lagunas, secó vegas y va camino a contaminar uno de los cursos de agua del río San Juan. Denuncias similares pesan en su inversiones de Santiago del Estero y Jujuy.

Por otra parte, la filtración de documentos de Paradise Papers encontró que dicha compañía posee una red oculta de empresas en Bermuda y Caimán, paraísos fiscales, con la que compra y vende paquetes accionarios, contrae deudas y realiza maniobras para eludir el pago de impuestos.

Según informó el diario Perfil “los documentos encontrados revelan que tiene una red oculta de firmas en Bermuda y Caimán, paraísos fiscales, con ella compra y vende paquetes accionarios, contrae deudas y realiza maniobras para eludir el pago de impuestos”.

A través de al menos 6 firmas off shore, Glencore extrae de la Argentina millones de dólares anuales por sus negocios mineros, mientras disfruta de exenciones impositivas y amplias ventajas de mercado.

Se trata de: Glencore El Pachon Limited, Pachon Project Limited, Glencore Grain Hamilton, Glencore Finance Limited, Glencore SA Holdings Limited y Glencore South America Limited. Todas fueron radicadas en Bermuda, excepto esta última que fue creada en Caymán.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
NOTICIAS RELACIONADAS