lunes 11 de noviembre de 2019 - Edición Nº1135

Opinión | 20 ago 2019

¿López o Rojas? O la lógica del cambio de bando.

Impugnaciones cruzadas y promesas superpuestas, amplificadas por los medios afines a uno u otro, contribuyen a la personalización de esta campaña en los candidatos al ejecutivo.


Ambos contendientes o sus voceros intentan instalar la idea de que se trata de elegir entre dos modelos. Igualmente la idea de los dos modelos se reduce a lo local, al pago chico, a lo que ambos han hecho o dejado de hacer.

A todo esto se suma un elemento que hace de esta elección a nivel local una paradoja. Lo que es una diferencia indescontable a nivel provincial y nacional pareciera no tener la misma lógica en lo local.

Para colmo las matemáticas no ayudan, López dice poder descontar los 5.000 votos que lo relegan , Rojas dice que la diferencia sumando los votos de Diez se estira a 15.000.
Las matemáticas en política suelen fallar, las PASO justamente lo certificaron, López estuvo muy lejos de sumar a su base histórica de 10.000 votos, los 12.000 que obtuvo el Kirchnerismo en 2017.

¿Donde puede estar entonces la clave determinante para octubre?

A mi juicio en los resultados nacionales y provinciales. ¿Pueden tener tanta incidencia en el electorado local? Si, no sólo por lo que puede aportarle a López el resonante triunfo de Kicillof y los Fernández, sino porque a pesar de todos sus esfuerzos, Rojas no podrá evitar ser el representante local de un gobierno en retirada y un modelo que fracaso.

Además aparece en escena un elemento que muchos no querían considerar y que ya es un secreto a voces ¿Cuánto tardará un Rojas ganador en sumarse a las filas del Frente de Todos? Que tendrá el gobierno provincial y nacional.

Este elemento reduce las próximas elecciones generales, casi a una primaria entre un López devenido kirchnerista en vísperas de las elecciones y un Rojas que hará lo mismo si resulta ganador.

El salto oportuno del intendente le confiere ventaja para captar el voto del kirchnerismo duro que le fue reticente en las PASO y también de amplios sectores que una vez mas se vieron afectados por las políticas económicas macristas, en cambio “la lógica del cambio de bando” post elecciones de Rojas, sin dudas hará mella en sus votantes “anti Cristinistas", que lo que menos desean es que su voto sea usado como prenda de negociación por un candidato que mas temprano que tarde se sumara al Frente de Todos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS