lunes 18 de noviembre de 2019 - Edición Nº1142

Política | 7 oct 2019

Dinamitarlo todo

“En este clima de malestar social y confrontación, el gobierno de la revolución de la alegría y la pobreza cero, decidió arremeter en los medios de comunicación deliberadamente contra lxs pobres”


Por:
Luciano Lescano, exconcejal y referente del Movimiento Evita

Pasadas las elecciones primarias abiertas simultáneas y obligatorias, el presidente y candidato  a la reeelección Mauricio Macri, mostró su enojó con los y las argentinas que no lo acompañaron con su voto soberano. Antes de comunicar el resultado, que ya Macri conocía, mandó a dormir al pueblo argentino, después el día lunes en una conferencia de prensa para el olvido, volvió a desenmascarar su enojo  y nos culpó de la feroz devaluación que había iniciado por esas horas.

En este clima de malestar social y confrontación, el gobierno de la revolución de la alegría y la pobreza cero, decidió arremeter en los medios de comunicación deliberadamente contra lxs pobres, contra lxs más débiles y contra los movimientos sociales que organizan y nuclean a buena parte de las demandas del sector.

En gran parte por el debate público de la emergencia alimentaria, debate pospuesto por más de dos años en el Congreso nacional y que impulsaban, en la calle "los cayetanos" (CTEP, SOMOS y CCC) junto a otras organizaciones sociales, y el propio interbloque de diputadxs del Movimiento Evita.

Son días de mentiras, de estigmatización, de ira en redes sociales contra los pobres, contra las principales víctimas de este modelo económico, un odio que subyace y que el equipo de campaña de Cambiemos ha sabido explotar. Primero, el Secretario de cultura, Pablo Avelluto ponía en duda el hambre y por tanto la urgencia de la emergencia en la Argentina, anteriormente el actor y militante radical, Luis Brandoni, había expresado que "no se comía el verso" de Juan Carr y la gente en situación de calle, asistida en el estadio del Club River Plate, así  se iba reconstruyendo desde el gobierno un relato que buscaba contradecir la triste realidad de millones de compatriotas. En los últimos días,  la ministra, Patricia Bullrich, prometió en un acto político, ir con más fuerza, tradúzcase mayor represión, contra las organizaciones sociales, si el presidente fuese reelecto. El candidato a diputado provincial por la Rioja que va en la lista junto a Macri, Pablo Yapur,  fue más lejos y en un acto de liberación del inconsciente, destinó una catarata de insultos, que mejor no reproducir, contra los pobres porque no los habían elegido en las primarias.

Pero como sí nos bastará con el ninguneo, la promesa de violencia futura y la descalificación irracional, Miguel Ángel Pichetto, compañero de fórmula de Mauricio Macri y devenido hoy en la encarnación del conservadurismo antipopular, propuso dinamitar la villa 1-11-14 para que "todo vuele por el aire". El todo implicaría a los pobres, que hoy parecen ser la principal molestia de Macri y de su espacio político, pobres que por otro lado, este modelo se ha encargado de multiplicar por millones pasando, según datos de la Universidad Católica Argentina de un 26,7% a un 35% en el primer semestre de este año, 16 millones de argentinos y argentinas, que serán un 40% al finalizar este gobierno en diciembre.

¿Deberíamos preguntarle a Pichetto, quienes han sido los responsables de DINAMITARLO TODO en la Argentina durante estos cuatro años? Los pobres seguro que no.

Han sido Macri y el mejor equipo de los últimos 54 años, quienes dinamitaron la economía argentina, destruyendo la industria, el trabajo, la soberanía económica y la mesa de lxs argentinxs con cifras que nos avergüenzan, como el 52% de nuestros niños y niñas bajo la línea de pobreza.

Han dinamitado la educación y la salud pública, las PyMes y el comercio local, donde en ciudades como la nuestra, Necochea, más del 30 % de los comercios cerraron, ejemplos sobran, y donde se han despedido a más de 100 empleados en el último año.

No han sido nuestras organizaciones sociales, tan demonizadas y violentadas, quienes han dinamitado todo, más bien lo contrario, a través del reclamo genuino y el diálogo político lograron las sanciones por unanimidad de leyes destinadas a garantizar derechos básicos como el de la alimentación, ¿Qué sería hoy de nuestros barrios populares, villas o asentamientos sin el trabajo solidario de miles de compañeros y compañeras en los merenderos, comedores, roperos comunitarios, unidades productivas, talleres y huertas? No basta irnos tan lejos en la historia para recordar las jornadas de saqueos durante la hiperinflación de fines de los 80 o diciembre de 2001.

Es repudiable la declaración del senador Pichetto, la que a pocos comunicadores y políticos oficialistas ha indignado, promoviendo el odio entre los argentinos y argentinas. 

Macri expresó el 7 de julio de 2016 que quería ser juzgado por cómo había resuelto el problema de la pobreza al final de su mandato, los resultados están a la vista, solo resta que este 27 de Octubre, el pueblo argentino dé su veredicto definitivo en las urnas, para que comencemos a caminar un camino nuevo, que será difícil, pero que seguramente no será con dinamita, ni será en contra de los más vulnerados, los pobres, los invisibles que hoy son visibilizados en las calles de nuestra Patria.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS