lunes 25 de mayo de 2020 - Edición Nº1331

Arte y Cultura | 12 mar 2020

Vuelve el cine alternativo a la ciudad

Este Viernes 13 de Marzo regresa, después del receso de verano, el ciclo “Viernes de Cine” al Centro Cultural de Necochea. En este 2020, el ciclo cumple 11 temporadas ininterrumpidas, programando un cine alternativo a la oferta cinematográfica más comercial. A a las 20.00 hs se proyectan cortometrajes y a las 20.30 hs la película elegida: Jojo Rabbit, de Nueva Zelanda.


Este próximo Viernes veremos la última realización del director neozelandés Taika Waititi. A Waititi lo conocimos en 2014 cuando proyectamos “Boy” una tierna comedia dramática sobre la relación padre-hijo; y volvimos a disfrutar de su cine con “What We Do in the Shadows” genial comedia de vampiros.

Su nueva película: “Jojo Rabbit”, premiada con el Oscar al Mejor Guión Adaptado, es una deliciosa comedia que ridiculiza al nazismo con lucidez y también, con emoción.

A las 20.00 hs: Cortometrajes.

Una variada selección de cortos de distintas nacionalidades y temáticas. De famosos directores y de realizadores que dan sus primeros pasos tras las cámara. Media hora dedicada a los mejores cortometrajes.

Se proyectará:

“Hair Love” de Matthew A. Cherry, corto ganador del Oscar al Mejor Cortometraje Animado.

Y “Nefta Football Club” (Túnez, 2018) de Yves Piat.

A las 20.30 hs: JOJO RABBIT  (Estados Unidos-Nueva Zelanda , 2019) de Taika Waititi.

El complicado subgénero de la comedia sobre el Holocausto tuvo en la historia del cine grandes ejemplos: “El gran dictador” de Chaplin; “Ser o no ser” de Lubitsch o “Los productores” de Mel Brooks; Taika Waititi evita caer en los lugares obvios o chistes clásicos sobre los nazis; y entrega una comedia cuidada y con enorme empatía hacia sus personajes.

 

Basándose en el libro “Caging Skies”, de Christine Leunens, la cinta toma la eterna historia iniciática de un niño que despierta de la inocencia, empujado por la dureza de la realidad que le toca vivir, para levantar una suerte de comedia dramática que se mueve en terrenos muy movedizos, ya que trata un tema tan controvertido y triste como el nazismo, en clave de humor, algo para lo que se requiere mucha inteligencia y tacto si no se quieren herir susceptibilidades.

Las desventuras de Jojo Betzler, un niño alemán de diez años cuya mayor obsesión es la de unirse a las filas de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, envuelven al espectador por la simpatía de la propuesta y por la energía con la que el pequeño Roman Griffin Davis afronta un personaje que carga sobre sus hombros con todo el peso de la función. Él es el alma de la película y, como tal, cumple con creces en la piel de Jojo, ese niño que trata de camuflar sus inseguridades mientras lucha por pertenecer a las Juventudes Hitlerianas

Una comedia que no teme en abrazar el slapstick y en transformar tragedia en divertida sinrazón, un contrapunto dramático que anuda la garganta, pero sin caer nunca en el golpe bajo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS