miércoles 01 de abril de 2020 - Edición Nº1277

Sociedad | 25 mar 2020

Coronavirus

“Dormimos cinco en un colchón de dos plazas y ahí no hay lavandina que aguante, ¿sabes?”

Nota del Frente Popular “Darío Santillán – Corriente Plurinacional" sobre la situación en los barrios populares y periféricos. Reconstrucción de la historia de vida de miles de mujeres y familias en Necochea y el país.


Desde el Frente Popular “Darío Santillán – Corriente Plurinacional", organización social que desarrolla tareas comunitarias en varios barrios de la ciudad, reconstruyeron las historias de vidas de sus compañeras durante la cuarentena.

Texto completo:

Ya no sabemos cuántos días venimos aguantando el encierro les que aguantamos.

Les que no tenemos patio, ni reservas de mercadería, ni Netflix ni videollamadas familiares de a muches haciendo jueguitos.

Aguantamos acá adentro sin laburo, sin un peso, con la garrafa en las últimas.

Aguantamos de a siete en una piecita que es lo que nos alcanzó para alquilar cuando el varón de la casa decidió fajarnos y dejarnos sin techo.

Nos aguantamos los mocos de les más chiquites que ya son así, con mocos todo el año, con o sin virus.

Nos aguantamos que les grandes no entiendan a les pibes y solo les hablen a los gritos.

Nos aguantamos los padres, novios, hermanos que nos tienen encerradas acá osando de que esta vez somos sus esclavas por obligación.

Nos aguantamos las ganas de llorar, tanto que ya no sentimos.

Nos volvemos a aguantar el dolor de panza y aguantamos a que llegue el bono que nos prometen y que dicen nos “va a salvar” y que siguen discutiendo la “mejor” manera de entregarlo.

Nos aguantamos que digan que hay que ir a la salita, que no, que sí.

Nos aguantamos no saber cuándo termina y sabiendo que cuando termine tenemos que empezar de cero a juntar el billete para que esto funcione.

Acá estamos adentro, les pobres estamos adentro pocas veces, casi siempre quedamos afuera y nosotres tenemos dos chapas. Trasca hay que agradecer la suerte.

Resistimos. Resistimos porque nos queremos vivos, juntos, vivas, juntas, con salud. Porque aunque les de abajo no le importamos a mucha gente, nos cuidamos entre nosotres, nos tenemos entre nosotres.

Cuando empecé a trabajar en la cooperativa del barrio, nunca me imaginé lo que después iba a significar. Que no era una cooperativa, pero sí que además de esta hay otras, que hay otros barrios, otras compas, otras luchas, otros mundos posible.

Cuando empezamos a laburar en las cooperativas y aprendimos a luchas no imaginábamos salir en medio de la pandemia a la calle para conseguirle algo a alguien que ni siquiera conozco, con los bondis que cada uno tiene en su casa

Acá estamos, hoy salir a la calle es correr peligro y nosotres queremos contarles que quedarnos en nuestras casas también, pero resistimos.

En cuántas de nuestras casas duermen violentos. A cuantos abusadores les preparamos la comida. Sabes cuantas veces me banque que me grite sin decir nada para que no se pudra. Sabes cuantas veces escuche llorar a los vecinitos de al lado ahora que los grandes tienen que estar ahí con ellos al lado sin tener sustancia.

Sabes lo que es tener hambre desde siempre.

Ahora vos tenés miedo porque no sabes que va a pasar mañana y eso es lo que sentimos les de abajo desde que venimos al mundo. Y cuando nadie eligió tenernos se rompen el lomo para darnos de comer, pero no vemos bien el para adelante. Ahora eso nos pone en el mismo lugar, pero nosotres dormimos cinco en un colchón de dos plazas, y ahí no hay lavandina que aguante, sabés. Entonces le pido a mi compañera si no me facilita una y aparece con un bolsón de comida. Juntaron lo que hay ¿Quiénes juntaron? Mis compañeras, les de abajo también. Algunas de ellas tienen Netflix y no la cuelgan porque saben que otres estamos acá, estamos así. Y es que es tan grande esta red que tejimos, llenas de confianza, de miradas amorosas, de palabras constantes, de solidaridad de la del pueblo, no la de los chetos. De comunidad y de cuidado, que gracias a que eso existe es que todavía hoy podemos estar adentro. Hoy pensamos quedarnos porque no nos da igual vivir que morir. Pero tampoco nos da igual vivir a tener una vida digna.

Nosotres que reivindicamos la calle como el escenario de lucha. Nosotres que el 24 de marzo estaríamos levantando banderas y gritos por nuestros 30 mil compañeros y compañeras desaparecidas. Estamos acá.

Nos faltan una banda de cosas pero tenemos memoria, tenemos redes y a pesar de que el sistema nos quiso sumisas y al margen, resistimos, soñamos, pensamos y construimos entre nosotres un mundo más digno de ser habitado, donde de gusto quedarse adentro, quedarse en casa.

La organización popular es lo único que nos sostiene en nuestras casas sabiendo que no vamos a estar solas nunca más.

30 mil compañeros detenidos desaparecidos– 30 mil compañeras detenidas desaparecidas PRESENTES - Lucha y organización – Por un socialismo feminista desde abajo

 

Frente Popular Darío Santillán – Corriente Plurinacional

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS