lunes 18 de octubre de 2021 - Edición Nº1842

Arte y Cultura | 11 feb 2017

Las cositas que dejaste

Ana Prada exclusiva con NdeN nos adelantó nuevo disco: grabarán junto a Pata Kramer canciones compuestas entre giras. Habló sobre su compromiso con las causas sociales como el aborto y la legalización de la marihuana; además, la crónica de un show encantador.


TAGS: MúSICA

 

Ana Prada tocó el viernes por la noche en el Centro Cultural Necochea. Ariel Polenta en piano, teclados y voz, junto a Julián Semprini, en batería, percusión, y voz; acompañaron a la cantautora e intérprete Uruguaya en un recorrido por sus canciones.

El público en la sala es muy variado, pero sobre todo familiar. Distinguidas personalidades de la ciudad se hicieron presentes, como así también turistas de otras partes del país que pasaditas las 22:30 de la noche, con el Auditorium a tope, se dispusieron a disfrutar del espectáculo.

Ana, canta con una mezcla de fragilidad tierna y convicción vigorosa y sus canciones se convierten en confesiones colectivas, a flor de piel. “Una sueña que con lo que hace, aporte a que este mundo sea más lindo, para las mujeres y para los hombres. Que con cada granito de arena se vaya cambiando la mentalidad, que se caiga algún prejuicio que otro; tampoco es que creo que seamos las únicas o las más importantes para este trabajo, pero nos hace sentir muy bien que se acerque la gente y agradezca de esta manera hermosa nuestra visita”.

Ya en 2013, fue invitada por el Centro Cultural a una de las emisiones de los ciclos 100x100 pero en ésta ocasión, la presentación fue a beneficio de la nueva sala multiespacio de la planta baja – a inaugurarse el mes próximo- de la Biblioteca Popular Andrés Ferreira, todo dentro del plan de reformas del edificio que se anunció desde la Institución hace unas semanas. 

La uruguaya de 45 años, nos enamora con su voz, con su sencillez, entre unas canciones que no casualmente hablan desde un lenguaje íntimo, y amoroso. Rimas, dichos, entre paisajes camperos y esperanzadores. Anoche, durante las casi dos horas de show mantuvo a los concurrentes contentos, emocionados y sonrientes.

El humor es parte de su medicina para ahuyentar el disgusto de lo que fue el accionar de la policía en la requisa de la terminal ni bien pusieron un pie en Necochea. Se pasó todo el show haciendo chistes al respecto, del tipo “que bárbaro, mira si nos vamos a disfrazar de músicos para traer droga”. Las risas explotaron en la sala junto a los aplausos y no hizo falta hablar mucho más del tema.

 

Ella ya es amiga de la casa y entre tema y tema comenta algunas posiciones en las que a veces cuesta pensarse, pero que todas ya conocen, el lugar de una mujer que ha amado, y también que se ha desenamorado. Ana puede hablarte en tríadas entre valses y milongas, contarte la historia de La Teodora, un drama emocional y social, “que termina bien”. La protagonista mata, -no se sabe bien si al orgullo u a la hombría del fulano- pero polémicamente queda impune, porque "era bonita".

  

Su compromiso en las causas de las Mujeres

 

El año pasado, en el festival del 8 de Marzo en conmemoración al día de la mujer, se dio lugar la presentación de “Canciones Yeguas”, a cargo de Ana Prada y Pata Kramer. El show brindado en el Parque Miguel Lillo, fue planificado como una de las primeras actividades culturales de la – por aquel entonces- reciente Dirección de Políticas de Género, a cargo de Leticia Locio.

Si bien dicha actividad fue cuestionada hacia dentro de la comunidad, -en torno al presupuesto para la realización de dicho festival-, lo cierto es que la comunidad necochense quedó encantada con la presentación de Prada y Kramer. En la charla exclusiva con NdeN nos adelantó "pronto vamos a grabar algo con Pata, canciones que estuvimos componiendo juntas este último tiempo".

Las artistas fusionaron canciones, todas con un guiño muy claro hacia la ironía y los vaivenes del “desamor”, que hacen repensar el lugar que ocupan las mujeres en las letras musicales. Además, sobre todo en Argentina, "Canciones Yeguas" se empezó a transformar en una reapropiación del término yegua para todas las mujeres que, de ese insulto, pudieron hacer una plataforma de libertad y lucha.

En sus propias palabras “se trató un poco de poner el término en otro lugar, en un lugar de halago. Quiero amar, quiero separarme, volverme a enamorar, tener hijos – o no tenerlos – quiero estar sola, trabajar y  ser independiente. Si ser yegua es eso: soy eso. Al fin de cuenta, ser una yegua es ser una mujer que se corre del lugar de la mujer sometida, la mujer objeto, y se manifiesta”.

Poner el huevo en un lado, y a otro lado irse a cantar

Prada se ha presentado cientos de veces en Argentina, Uruguay y Brasil. También recibida con gran éxito en España, Estocolmo y Copenhague. Además de ser invitada a participar de festivales internacionales como el CIRCULART de Medellín, Colombia.  

Tocó con grandes artistas: Fernando Cabrera, Jorge Drexler, León Gieco, Teresa Parodi, Liliana Herrero, Lisandro Aristimuño, Yusa, Kevin Johansen , El Cuarteto de Nos, entre otros. También, luego de soy Pecadora, disco con el que reforzó su presencia en la escena musical rioplatense, grabó junto a la artista española Queyi “Queremos un carril bici”,  un disco de música para niños con mensaje ecológico. 

Su carrera sigue y con promesa de nuevo disco, se abren nuevos imaginarios para lo que será el trabajo de la artista. Mucho podemos decir de su presentación, pero principalmente que quién no lo haya hecho, la próxima vez acuda sin falta, que no se arrepentirá. 

 

Al término del show en el Centro Cultural Necochea, gracias a la complicidad de Alberto Franco, NdeN dialogó con Ana Prada en torno a la visita a nuestra ciudad, pero además no dejamos de preguntarle sobre los derechos de las mujeres, las luchas pasadas y presentes, y volvimos a reconocer la inteligencia y sensibilidad de esta gran persona que nos comparte con tanto talento sus canciones.

¿Cómo haces para tener una llegada tan fuerte con este público tan diverso y a la vez familiar? 

“Yo no soy muy afín del gueto – ni para un lado ni para el otro- creo que hay que luchar por supuesto para llegar a un medio, pero no soy partidaria de ir al choque. Tengo la suerte de hacer canciones y hablo del amor, que como seres humanos tenemos la suerte de enamorarnos de alguien en la vida, y no a todos les pasa. Enamorarse de verdad, sentir amor de verdad y sufrir de amor también.

Si uno puede llegar desde un lugar más empático o simpático creo que se consiguen más cosas. Hago canciones que no tienen género. Claro que no voy a negar ni mis sentimientos, ni mi pareja, pero me parece antiguo y vetusto hablar de la sexualidad de las personas, en tanto a lo que hace en su intimidad”.

 ¿Ves que eso no es necesario porque hay mayor aceptación a las parejas homosexuales?

Yo celebro que lo tiempos han cambiado, sobre todo en un contexto mundial en el que, lamentablemente, el mundo está volcándose nuevamente hacia las derechas, hacia los gobiernos más antiguos y conservadores. Vivir en un país donde los gurises chicos, los adolescentes, tienen muchos menos prejuicios de los que teníamos nosotros. Un día les gusta un chico, otro día una chica, viven el amor de manera mucho más libre de lo que lo hemos vivido. Por eso creo que sería una pena borrar con el codo lo que tanto nos costó escribir con la mano.

¿Qué opinás de lo que pasó en nuestra ciudad con el Tetazo?

Me parece de una antigüedad medieval y de una falsa moral tremenda, mientras condenas a unas chicas que querían tomar sol en tetas, y ponés a tu hijo como escusa, sos vos el perverso que mira las tetas con otra intensión. Hay hombres que tienen mucho más tetas que yo.. me parece bárbaro que se dé la discusión porque ahí es donde se ponen en movimiento los prejuicios.

En relación a los derechos de las mujeres: ¿Se vive tan libremente como parece en Uruguay? 

Yo participo en una comisión honoraria que se llama Iniciativas Sanitaria en Salud Sexual y Reproductiva, integrada por médicos, artistas y ciudadanos en general. Voy como música y representante del mujererío, quizás. Allí comparto el espacio con Lionel Brioso que fue uno de los principales promotores de la legalización del aborto, es un médico muy querido y respetado y se ha estado trabajando también sobre la fertilización asistida.

Hoy en Uruguay, cualquier mujer puede solicitar la fertilización gratis, a través de la mutualista, o en cualquier espacio público, y tiene hasta tres oportunidades para hacerse esta intervención. No quiero ser chauvinista, pero yo voté al gobierno de Mujica y creo que en estos 12 años Uruguay ha cambiado mucho y para mejor.

Junto al aborto el otro tema polémico que actualmente se discute mucho en Argentina es la legalización de la marihuana. ¿Qué sucede con esta reglamentación allá?

 Cuando vos legislás sobre algo podes advertir sobre lo bien y lo mal que hace. Si vos prohibís, no lo impedís, beneficias la ilegalidad. Yo estoy a favor de la legalización de todo. Que se regule y que se legalice. La única solución para que los estados no se vuelvan narco estados es legalizar, pero lo que pasa que a muchos no les conviene, sobre todo a las empresas farmacéuticas.

 ¿Cuál es tu relación con las drogas?

Yo por suerte nunca tuve una adicción ni con la cocaína ni con nada de eso. Cuando éramos jóvenes si había porro fumábamos porro. Pero me parece una cosa muy retrógrada seguir estigmatizando a los músicos, como en esa imagen del hippie que viaja con su guitarrita al hombro y un porro en el bolsillo. Claro que hay gente que la ha pasado muy mal, ¿o acaso no estamos muy al horno con el tema del alcohol que lo venden a la vuelta de cualquier esquina? o con los medicamentos psiquiátricos, el clonazepán y el rivotril que te lo tomás como un caramelo porque estas nerviosito. Lo que pasa que esos están a cargo de laboratorios legales que se forran de dinero. 

...

Ana se va a comer, Ana tiene que dormir porque toca hoy en una quinta de Vicente López y las preguntas que se me caen de la boca, quedarán pendientes para el próximo encuentro. Lo cierto es que estaremos atentos esperando que vuelva. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS