lunes 28 de septiembre de 2020 - Edición Nº1457

Deportes | 30 ago 2020

Juanpi Zozaya entrena con el plantel de primera de Estudiantes de La Plata

El joven arquero se fue a la ciudad de las diagonales cuando tenía 14 años y allí terminó el colegio y creció bajo los tres palos del centenario club. Contó a NdeN cómo recibió la noticia para sumarse al equipo, mientras pasaba el aislamiento en Necochea. "Estoy recontra emocionado", expresó.


Juan Pablo Zozaya es un necochense de 19 años que tras 4 años de vivir en La Plata en las inferiores del club Estudiantes, esta semana que pasó fue convocado para entrenar con el plantel de Primera. 

En comunicación con NdeN, Juanpi contó: "me avisaron el sábado que el lunes tenía que estar acá (por La Plata)... así que armé todo y me vine, porque estaba pasando la cuarentena en Necochea". Al llegar el club le realizó el hisopado, el cual dio negativo y el jueves comenzó a entrenar.

"Estoy recontra emocionado, despues de 6 meses sin entrenar, con la exigencia de un entrenamiento de acá... en Neco nunca me dejé de mover, entrenaba solo por mi cuenta, pero no es lo mismo la exigencia acá", explica el joven categoría 2001 que ya desde sus 14 años está viviendo y estudianto en el Club. 

"El primer dia casi me muero, estaba recontra cansado, no estaba acostumbrado, pero los otros días ya me solté un montón y me sentí re bien", concluyó.

Juanpi Zoraya desde chico en Necochea se relacionó con el fútbol, mientras hacía los primeros años del colegio en la Escuela Modelo. Comenzó infantiles en el Club Del Valle, luego en Independiente de San Cayetano y luego en Rivadavia, pero admite que el equipo que más identificado está es Independiente: "toda mi familia es de San Cayetano y le tengo mucho amor a ese club", expresó a NdeN. 

Fue en el Club Rivadavia fue donde empezó a jugar con los más grandes y allí en 2015 se fue para La Plata al club Estudiantes. Acá arranqué en novena y ya me quedé aca", explica el joven. 

Participación con la celeste y blanca

El pibe Zozaya fue convocado en julio del año pasado para la preselección sub18: "Fue re lindo. no me lo esperaba, me tomó por sorpresa...estar ahí, pisar el predio de Ezeiza, la ropa puesta de la seleccion, entrenar en todas esas canchas quedarte a dormir ahi,,,es algo soñado y que siempre cualquier chico quisiera estar", expresó. "Me encantaría poder repetir esa experiencia", admitió. 

El Pincha

Juanpi se sumó al plantel de Leandro Desábato para entrenar con el resto de los arqueros. La partida de Daniel Sappa dejó un lugar disponible en el grupo de arqueros que entrena bajo las órdenes de Leandro Cortizo. Y en el final de esta tercera semana de prácticas tras el regreso a la actividad, Juan Pablo Zozaya fue convocado para integrarse al grupo de futbolistas profesionales.

Compañero de jugadores que también transitan su primera pretemporada, como Bautista Kociubinski y Gastón Benedetti, Zozaya terminó sus estudios secundarios en el Bachillerato para jugadores que funciona en el Country. En 2017 se hizo de su diploma, cuando defendía el arco de la séptima albirroja.

En octubre de 2019, ante Central Córdoba de Santiago del Estero, Zozaya debutó en el Selectivo de Reserva, bajo la tutela de Leandro Desábato. Un mes después, gritó campeón con la Quinta División, siendo el arquero titular del elenco que se impuso en la Superliga Juvenil. 

 

Nota de la página oficial de Estudiantes 

 19 OCTUBRE 2015

LA HISTORIA JUVENIL, JUAN PABLO ZOZAYA

Juan Pablo Zozaya creció de golpe y se hace cargo de sus responsabilidades, no sólo en el fútbol, sino también en el colegio bachillerato de adultos de Estudiantes que desde este año es la casa de estudios de los jugadores del fútbol amateur.

Cualquier persona que decida ser arquero tiene sus particularidades para poder quedarse bajo los tres palos. El arquero está aislado del equipo, se viste con un buzo distinto al resto de sus compañeros, los goles los festeja sólo y usa guantes. Es único. El fútbol vive en un marco de selectividad: son pocos los que llegan a vivir del mundo de la pelota. Por esto, Estudiantes no sólo está formando, en este caso a los arqueros, sino que con la implementación del bachillerato de adultos, también educa a los chicos que vienen de diferentes puntos del país, no sólo para ser futbolista, sino también para que afronten la vida con la correspondiente educación.

Zozaya, el ejemplo

La vida en el fútbol es efímera. En promedio, entre los 15 y los 35 años pasa todo: preparación, debut, consolidación y retiro. Pero después la vida continúa y a eso apunta al club: a que la vida no sólo el fútbol es lo que vale. Esto lo ha entendido muy bien el joven Juan Pablo Zozaya. Llegó este año de Necochea y su historia merece ser contada. El despertador en el hostel en el que vive Juan, a unas cuadras del Country, suena a las 7, desayuna y ya con el bolso armado camina esos metros hacia el Country. Entrena, vuelve al Hostel a almorzar, descansa y regresa al Country para ir a la escuela. A las 17:30 se merienda, termina, hace los deberes, cena y a la cama.

Cumple en la cancha y en el aula

Zozaya, tiene sólo 14 años y se maneja como un adulto. Su responsabilidad ante los profesores, el entrenador y sus compañeros lo pone como ejemplo en su división, la Novena. "Se que tengo que cumplir en la escuela y en los entrenamientos. Es mucho el esfuerzo de dejar mi casa, mi familia y mis amigos. Por suerte, en la pensión nos bancamos entre todos. También, es importante el apoyo de los profes, los técnicos, entrenadores de arqueros, todos... Ellos son importante al estar lejos de mi familia". Justamente, su grupo íntimo, disfruta del receso por el Día de la Madre del campeonato y Juan Pablo recorrerá los 450 kilómetros desde La Plata hasta Necochea. "No aguantaba más, desde enero que no veía a mi familia... ", cuenta desde la ciudad balneraria el 1 de la Novena.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS